Se suponía que el Galaxy Note 7 iba a ser un smartphone revolucionario, pero tras su lanzamiento mundial se empezó a decir que algunos modelos se sobrecalentaban y explotaban. De la noche a la mañana el Galaxy Note 7 se convirtió en la mayor catástrofe de Samsung Electronics. ¿Qué pasó? Los ingenieros y directivos trabajaron 80 horas a la semana durante meses para terminar el teléfono y, con las prisas y el cansancio, obviaron un defecto en el diseño de la batería. ¿Cuál fue el resultado? La retirada de un producto defectuoso, miles de millones de dólares perdidos de ingresos y de valor en la empresa así como demandas en todo el mundo.

El caso del Galaxy Note 7 nos ofrece una lección de precaución sobre la importancia de equilibrar el trabajo y el descanso en la economía actual. Se puede ganar y perder mucho dinero en las finanzas, la alta tecnología y en los servicios. Todos estos sectores requieren que seas capaz de centrarte, ser creativo y trabajar con compañeros y clientes.

En la economía actual de 24/7 parece que la única manera de sobrevivir es trabajando muy duro, haciendo cada vez más tareas y no desconectando nunca del trabajo. Sin embargo los costes de los errores están aumentando: cuando estás fabricando miles de millones de productos o comerciando con miles de millones de euros, un pequeño error puede costarte una fortuna. Las empresas están entendiendo que es posible trabajar mejor y tener carreras más provechosas trabajando menos horas; tener tiempo para cultivar nuevas perspectivas y momentos de ingenio; y, considerando el descanso como un compañero del trabajo, no como un competidor.

Un siglo de investigaciones ha demostrado que, sin importar cuál sea tu trabajo, el descanso es fundamental para trabajar bien. Los trabajadores crónicamente cansados son más propensos al agotamiento, tomar decisiones poco ambiciosas y pasarlo mal a la hora de hacer frente a problemas inesperados, en comparación con los que descansan correctamente.

Los trabajadores que cogen vacaciones con regularidad y desconectan del trabajo son mucho más productivos y tienen mejor salud y, de hecho, son menos propensos a padecer demencia u otras enfermedades crónicas de mayores. Muchas de las personas más ambiciosas, creativas y cumplidoras de la historia centraban su vida en torno al trabajo, pero no se pasaban el día trabajando: trabajaban intensamente durante cuatro o cinco horas y dedicaban horas a las actividades que ayudaban a su subconsciente creativo a trabajar en los problemas.

Tomarnos el descanso en serio puede ayudarnos a ser más productivos a corto plazo y a tener carreras largas y sostenibles a largo plazo. ¿Cómo podemos lograrlo?

1. No trabajes de continuo, intenta alternar periodos intensos de trabajo y de descanso

La mayoría de la gente es capaz de tener un alto nivel de concentración durante dos horas antes de decaer y pueden trabajar a este ritmo durante cuatro horas al día. Los trabajadores creativos piensan que en cuatro horas concentrados pueden hacer mucho más que en ocho o diez horas haciendo varias cosas a la vez.

2. Separa la vida laboral de la personal

Pensamos que estar siempre disponible nos hace ser más productivos, pero en realidad es todo lo contrario. Las organizaciones que han implementado las tardes libres de correos han comprobado que los trabajadores están más contentos, que la tasa de retención ha aumentado y que la productividad y la satisfacción de los clientes es estable o mejor.

La capacidad de desconectar del trabajo también ayuda a los médicos, enfermeras, policías y a otros que tengan trabajos impredecibles y que requieran recargar sus baterías psicológicas, así como desarrollar la resistencia necesaria para permanecer en el trabajo.

3. Ten un hobby formal

Un sorprendente número de ganadores de premios Nobel tienen hobbies que les proporcionan las mismas satisfacciones que el trabajo, pero en un contexto diferente y con beneficios rápidos. La escalada y la navegación hacen que los científicos desarrollen las mismas capacidades que usan en el laboratorio y les proporciona un descanso del trabajo. El neurocientífico Ramón y Cajal pintaba y hacia fotografía porque usaba las mismas capacidades de observación que le hicieron ganar el premio Nobel.

4. Cógete vacaciones

Las empresas desaniman a sus empleados a la hora de tomarse tiempo libre y muchos trabajadores se preocupan porque piensan que el hecho de irse de vacaciones creará tensiones en el trabajo.

Los estudios reflejan claramente que las vacaciones mejoran la productividad y la satisfacción laboral y, en menor medida, unas vacaciones más frecuentes aumentan la recuperación, disminuyen el aburrimiento y son menos molestas para las empresas. Unas vacaciones de 8-10 días cada tres meses serían ideales.

5. Reduce la jornada laboral

Varias empresas han demostrado que es posible reducir la jornada laboral de ocho a seis horas sin tener que sacrificar la productividad y la rentabilidad. Los líderes tienen que ser conscientes del nivel de sensibilidad que tienen con los clientes, cómo deben ajustar el proceso y cómo pueden reestructurar el día para que la gente esté mejor concentrada en periodos más intensos.

Los trabajadores necesitan trabajar menos horas en días más intensos y ser capaces de experimentar con nuevos procesos de trabajo y nuevas tecnologías. Las nuevas empresas de Silicon Valley, las firmas de diseño web y las agencias de publicidad han demostrado que puedes cambiar la cultura de largas horas de trabajo por días más cortos y seguir haciendo un buen trabajo.

Alex Soojung-Kim Pang es consultor de Silicon Valley y autor del libro Descansa de LID Editorial

¿Buscas nuevas oportunidades laborales?

Ver ofertas en InfoJobs

InfoJobs no valida los comentarios que publican los usuarios en esta sección. Confiamos en el sentido común de cada uno. Si detectas algún mensaje que no cumpla con nuestras normas de uso avísanos.